Preparando una Piña para Plantar en Casa

Plantar una piña en casa es algo curioso a la par que divertido. En nuestro caso fue el primer alimento que quisimos plantar.

A pesar de haber empezado plantando tomates, zanahorias y pimientos, hoy ha llegado el momento de la piña. Vamos a ello:

¿Por dónde empiezo con la Piña?

Lo primero que debes hacer es conseguir una piña natural, de la frutería, o del mercado, o del supermercado. De donde prefieras. Nosotros procuramos comprar siempre en fruterías o verdulerías por la calidad de los alimentos.

Para seleccionar una piña es importante:

  • El color
  • El tamaño
  • El olor
  • La dureza
  • Tu intuición

Las cuatro primeras son muy útiles para expertos en la materia, pero no para gente como tú o como yo, que no tenemos ni idea.

Para seleccionar una piña lo mejor que puedes hacer es fijarte si su color es amarillo con un toque dorado. Si es negro o verde no es buena señal.

Seguidamente fíjate en su tamaño, si es muy pequeña, probablemente no te interese plantarla en casa.

El olor de la piña puede transmitirte buenas o malas sensaciones, y poco más. Porque… ¿a qué huele una piña?  A piña! y si huele a otra cosa es que está mala, punto.

La dureza es significativa. Fíjate su está dura pero no está verde, lo cual indica que está en su punto de madurez perfecto.

Genial, vamos a sacar otra piña de ésta.

¿Cómo planto una Piña?

Quizás hayas buscado semillas de piña para comprar, aunque es más efectivo lo que vas a aprender aquí.

Coge la piña, corta la cabeza de la siguiente manera:

 

Luego limpia la futura raíz.

 

Una vez la tengas como indica la foto, la deberás poner en un vaso de agua para que empiece a germinar. Al cabo de aproximadamente 10 días verás como empiezan a crecer las raíces.

Vamos a ver cómo plantar la piña en una maceta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *